16 junio 2008

El muro de la consciencia

Hay un camino largo y oscuro, un camino a priori parecido a todos los caminos, a uno de sus costados hay bosques, al otro tierra llana y extensa, aunque esto no es relevante, y es, desde luego, alternable. Pero una de las cosas excepcionales de este camino es que está cruzado en su comienzo por un muro infinito, El gran muro de la consciencia de existir. La principal característica de este muro es que sólo puede ser cruzado en una dirección, de la no consciencia a la consciencia, una vez que estás al otro lado, al lado de la consciencia de existir ya no puedes regresar. Hay del lado de la consciencia un camino duro y fatigoso, mucha gente se aferra al muro y vive en ese estado de espejismo mucho tiempo, tratando en vano de regresar, de intentar retroceder en su consciencia y franquear lo infranqueable; imposible e inútil gasto de energía. Otros deciden avanzar, por probar o por determinación, algunos de estos al poco tiempo regresa, se pega al muro de nuevo, con la misma esperanza ilusoria de regreso. Otros se paran avanzado el camino, sentados en la cuneta pensativos, preguntándose si su elección fue la correcta, cosa que no está mal si la acción consecuente es seguir avanzando. Y asi un sinfín de variadas reacciones a la sorpresa de comprender, de entender que el tiempo pasa y te recorre, que vives y morirás, que las cosas duelen y/o recompensan, que a veces el aire en tus pulmones no es suficiente para sentirte vivo, que a veces sí, que a veces no verás la salida aunque la tengas delante, que a veces sí, que estas aquí, envuelto en vida que no siempre te toca, que a veces sí... Hay una leyenda en este lado, todos la oyen, solo alguno la escucha. La leyenda dice que en algun punto del camino, lejos o cerca, en un momento indeterminado, existe una plataforma de altura justa y precisa, y que desde allí se pueden ver las cosas con la perspectiva adecuada, dicen incluso que es la única forma de poder volver a pasear por el otro lado sin regresión de consciencia.., eso dicen, y aunque sigo caminando entre tinieblas por momentos, tengo fe en esa leyenda (quizá la última fe intacta que me queda, quizá no..), porque tengo la sensación casi certera de haberme cruzado con algún afortunado que viene de ese lugar, que puede moverse libre por el camino con otra mirada y otras palabras, asique con todo lo que recojo, voluntaria o involuntariamente, pienso seguir caminando.
"...la odisea del espíritu que, burlado prodigiosamente, huye de sí mismo mientras se busca..."
Friedrich W. J. von Schelling

5 comentarios:

Fuera arañas dijo...

A veces cuesta saber decir "esto o aquello pasó"... vivimos en ese miedo de decirlo, pero lo cierto es que pasan tantas cosas que a veces no miramos, pero pasan...

Pasó, ahora estoy en la consciencia, a punto de cruzar. Da miedo, pero tiene "C" de Crecer.

Credendo Vides dijo...

De hecho, esa canción es una de las q más me gusta de Chaouen. Está prevista en mi fotolog, con un dibujo q me encanta.
Pero no quiero adelantarme, q aun no he leído este post.
Gracias por el consejo, todos los días me repito Q le den!!!! pero es tan difícil cuando está todos los días...
Saludos desde el Inframundo.

Fuera arañas dijo...

Con "D"...

¿Harías el favor de decir cuál?

Saludos y abrazos. Y gracias por los deseos.

Jop dijo...

Reina Fragma, a su llamado he venido, haciendo acto de presencia en la ausencia, le digo que vi esa plataforma obviamente que queriendo subirla luego de pasar el muro, he llegado a la mitad, yo ni loca me regreso, yo sigo caminando, yo sigo escalando... esto ha de ser como esos jueguitos de play station que hay que pasar de nivel en nivel y cada uno es más complicado que el otro...
El reino la necesita, yo la necesito, siga tan hermosa y sabia como siempre.
Beso su ilustre mano
Siempre suya, la compatriota de este reino.

Credendo Vides dijo...

Bueno, creo q yo no he encontrado ese muro. No sé si he llegado a ser consciente de mí...
En fin, quizá lo q me ocurra es q lo he pasado y sigo apoyándome en él para volver a traspasarlo.
Lo q es claro es q si estoy al otro lado, yo, incrédula de por sí, no llegaría a encontrar la plataforma.
Si la encuentras, grítamelo para q me despegue del muro.
Por fin!!!! ya estoy al día, ya está todo todo y todo, leído.
Saludos desde el Inframundo.